– R e t r o B i t s – Old School Frikis!

junio 29, 2007

Galivan Cosmo Police – J.P.V.

Filed under: Arcade,Juegos — Javi @ 6:30 pm

Hoy vengo expléndido y me he sacado de la manga una nueva sección llamada: J.P.V., acrónimo de “Juego del que no has oido hablar en tu p*** vida”. Como el frikisimo es mucho y no quería poner un juego que pudiera ser mayoritariamente conocido, entré en una web de roms, he escogido una letra al azar y… hop! tras seleccionar un juego de la misma manera, he buscado su nombre en la wikipedia y como no venia nada, me he dicho a mi mismo con satisfacción: este juego no le suena a (casi) nadie!. De modo que es candidato perfecto para ser un genuino “J.P.V.”… y ademas, el artículo va con video por el mismo precio!

Haz click debajo para…

En el fondo lo que queria revivir es la sensación de encontrarte con una nueva recreativa. La historia empieza algo como asi: te vas de vacaciones con tus padres al sur (los que somos del norte, claro, por que si eres del sur, pues es tonteria decir que vas al sur, más que nada, por que ya estas ahi, ¿no sabes?), que llegas al típico pueblo costero con sus bares, sus terracitas, etc… donde automáticamente debias buscar el bar del camping para ver con que máquina te había obsequiado ese Agosto la Diosa Fortuna. Pudiera ser que te encontrases una conocida (Oh! Qué Decepción!) o por el contrario (como es el caso que nos ocupa) una que no conocen ni en su casa.

Esta vez, como la historia es mia y la cuento como quiero, el juego encontrado es este “Galivan – Cosmo Police”, que como los japoneses no son muy dados a las tildes (más o menos como yo) no sé si es “GAlivan”, “gaLIvan” o “galiVAN”. Sea como fuere, a mi me suena a cuando te sacas el carnet, ¿las luces de gálibo?, pues a eso.

El juego data del año 1985, es decir, de cuando la inmensa mayoria de niñ@s que veis borrachos a las 8 de la tarde no eran más que “supercelulas“. Sus creadores fueron “Nihon Bussan” (también conocidos como “Nichibutsu” y padres del “Moon Cresta”) y aun subsisten como programadores, aunque sinceramente, no os referencio a su página web por que sois demasiado jovenes para perder la vista. Bueno, para los intrépidos, aquí queda. Según puedo leer por ahi siguen en activo, programando juegos de “mayón” (Mahjong)… aunque tampoco se como les va. Supongo que mal.

Los grafistas empezaron su trabajo sin forzar. De primeras, un fondo negro.

Volviendo al juego, que es lo interesante. “Galivan” es un clásico juego de disparos y plataformas. Manejas un moñeco que supuestamente es un policía del cosmos (Carl Sagan se retuerce en su tumba) y digo supuestamente por que a mi lo que me parece es un crio de nueve años. En la recreativa no te cuentan historia ni nada, metes tu moneda y ale, a jugar. Por suerte (¿suerte?) pude encontrar la version que tres años despues programaron para la Famicom en la cual si que contaban algo más de la trama… pero poco. La historia es que el universo está dominado por un malvado “consorcio” llamado “Mado”… si, “llamado Mado”, que quereis que le haga, suena fatal, pero se llama asi, “Mado”. Su jefe, un tal “Madius” (…) persigue y aniquila a los cyborg-policias. Asi que en un último intento de librarse de esa tirania, mandan al ultimo cosmo-policia al planeta “Balurr”, que es donde estan los malos.

Colorín colorado, ya tenemos trama suficiente para alimentar un juego de yoquesé cuantas fases. La versión de Famicom, quizás por ser para consola, quizás por ser tres años más moderna, se inclina ligeramente hacia un RPG suave. Con una espada que sube de nivel cada vez que matas un enemigo y cosas por el estilo. Hasta el heroe parece tener más edad de ser policia. No hay nada de esto en la recreativa.

Y es que la recreativa, como tu ya has soltao el dinero, ¿para qué te van a explicar nada más? Es la magia, descubrir como funciona todo por ti mismo. De todas maneras, los controles son bastante sencillos. Un botón para puñetazo, otro para patada y el joystick para moverse, que si das hacia arriba salta, y hacia abajo, se agacha. Es una lástima que tanta libertad solo sirva para liarte más en el juego y es que al principio lo único que haces es recibir más palos que un estera por que no sabes como leches dar un puñetazo a las dichosas “cosas que vuelan”.

Que si, está bien meter en un “shooter” de los de toda la vida bichos voladores… pero no fastidies! ¿Cómo te vas a defender de 9 “cosas” que vuelan hacia a ti, si lo único que tienes para ello es un personaje brazicorto y paticojo? En resumen, que es un juego muy dificil de manejar.

Por suerte tenemos un par de ayudas, una son unos triangulos que nos al cogerlos nos convertirán en una especie de robot con pistola y todo. Si estando convertido en “roboz” cogemos otro triangulo; la pistola cambia a una especie de tenedor (¿espada?) de colores que lanza ondas super-destructivas-de-la-muerte. Esto último es literal, ya que con ese arma, te bajas a los enemigos de dos en dos, de tres en tres… o los que se pongan en fila. Además tenemos otros triangulos rojos, que por un período de tiempo nos otorgan otra arma super-destructora, esta vez basada en unos circulillos que también pegan lo suyo.

La obesidad infantil causa estragos hasta entre los moñas disfrazados de BioMan.

La otra ayuda en cuestión son unas flechas, que debido a la longitud y complejidad de los escenarios nos ayudan a orientarnos. Resulta que en este juego no basta con “caminar siempre a la derecha”, a veces habrá que subir, otras que ir a la izquierda… o hasta sumergirte en el agua y pelear a puñetazo limpio contra un tiburón que dispara misiles (flipa, flipa).

“Huid o zufdideiz la ida de mi tenedod de colodez.” El chico le pone ganas, todo hay que decirlo.

La música y demás efectos sonoros están muy logrados para la época del juego, y como escuchais en el video, son estridentes pero no molestan demasiado. Incluso tenemos dos músicas distintas: una para cuando no somo más que un efebo saltarín y otra para cuando nos convertimos en el robot destructor con tripa cervecera.

Todo eso, unido a lo detallista de los decorados y personajes, a la variedad de enemigos y demás da como resultado un juego mucho más que decente. Lástima del horrendo control en 8 direcciones que, al menos jugando con teclado, te las ves y te las deseas para atinar a según que enemigos (sobre todo los voladores >_<). En definitiva, que ha salido bien el experimento este de los “J.P.V.”, ya que el juego no terminó siendo tan horrible como pensaba en un principio. Habrá que repetir…

2 comentarios »

  1. ¿Qué JPV ni qué leches? Este puto juego es mi puta infancia, chaval. Casi lloro de emoción con este artículo, tío. Te debo unas jarras de cerveza la próxima vez que vengas por Madrid.

    Comentario por sparkyman — junio 29, 2007 @ 8:47 pm | Responder

  2. Tu que eres lo que se conoce en terminologia psicológica especializada como “un peazo friki” no estás metido en el saco con nosotros, oh humildes mortales, ignorantes de tanto juegos, incapaces de tararear la música del Galaxian… hacia atras… en compas de compasillo.

    La próxima vez que vaya por Madrid o sus alrededores sera el 15 de Julio, kizir, el domingo que viene… y mis huesos permanecerán en la zona hasta +/- el dia 22. Avisado quedas xD

    Comentario por Dricas — julio 10, 2007 @ 11:42 am | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: